Este viernes presentará el proyecto de ley de amnistía fiscal y moratoria impositiva. Pero habló sobre el rumbo económico del país.

Sobre el proyecto:

Tendría una alícuota de entre el 8 y el 10 por ciento, con tasas decrecientes, según el tipo de inversión que realice quien adhiera a este tipo de sistema de exteriorización de capitales. De acuerdo a los datos que maneja el Gobierno, se podrían exteriorizar en los cálculos más amplios hasta USD 60.000 millones.

Lo que dijo Prat Gay:

“Trabajamos sobre las causas de la inflación. A fin de año va a ser muy claro. La meta del año que viene es 17%. Antes de octubre la inflación va a estar debajo del 2% mensual. Levantamos el cepo al dólar, y el dólar está debajo de 14 pesos. Nos decían que era imposible acordar con los holdouts antes de fin de año y antes de abril ya habíamos resuelto el problema”.

“El esquema anterior no creó empleos durante los últimos cuatro años. Ha sido nuestra decisión levantar todos los cepos, y hubiera sido contradictorio con nuestro esquema y con el sentido común establecer un cepo laboral. Esta es una discusión que queremos dejar atrás. Nuestro foco es poner en marcha la economía para que haya muchos más empleos. Queremos estar muy cerca de los que atraviesan problemas por el aumento de algunos servicios, de los que perdieron el empleo o tienen miedo de perderlo”.

“Dennos un semestre de changüí para ordenar el desorden que se fue armando meticulosamente durante doce años. A medida que nos acerquemos al segundo semestre, van a ver con muchísima claridad cómo empieza a recuperarse la economía. Cuando miramos los números, no hay una caída del empleo, como dice la oposición, más allá de que esto es dinámico y hay gente que perdió el empleo, como en la construcción”.

“Elegimos bajar en cuatro años lo que algún otro hubiera propuesto bajar en dos años, con el costo de un ajuste inmenso que nosotros nunca quisimos. Hay correcciones fuertes en los precios de las tarifas, y ciudadanos que están sufriendo la recomposición de precios relativos. Pero evitamos la alternativa de ajustar fuertemente el gasto público. Muchos nos critican porque somos demasiado débiles en la corrección del gasto. Tanto en materia fiscal, como en materia monetaria y en materia de inflación, queremos que nos juzguen por los resultados. No creemos tener todas las verdades”.

“Algunos empresarios se equivocaron al pensar que no íbamos a salir bien del cepo al dólar. Se equivocaron y están corrigiendo. Se equivocan cuando esperan que uno resuelva hasta el último renglón de su lista de preocupaciones para invertir. En cualquier lugar del mundo, el empresariado toma riesgos porque ve una oportunidad. Acá, falta eso. Yo le digo al empresario local que si no viene de adentro, va a venir de afuera. Porque el entusiasmo que hay sobre Argentina es inmenso. Les digo a los empresarios que este tren ya arrancó”.

Deja Tu Comentario