John Hall, del Adelaide United, sufrió un brutal golpe contra el palo del arco, después de salvar a su equipo de la derrota y causó una gran preocupación en el estadio.

El portero de 22 años John Hall fue el protagonista de la victoria de su equipo, el Adelaide United, sobre el Newcastle Jets de la A-League de Australia. El partido podría haber terminado con otro resultado, pero el guardameta se jugó el físico para evitar un gol espectacular del equipo visitante, que iba a suponer el 0-1 parcial.

La jugada ocurrió a los 33 minutos del primer tiempo. Hasta entonces el marcador estaba igualado en cero y un pase en profundidad de un futbolista de los Jets quedó en la cabeza de Morten Nordstand, que sorprendió al portero con una vaselina.

Nota Relacionada:  Tragedia en Mendoza: el micro no estaba habilitado

Desconcertado, Hall tuvo que volver tras sus pasos y con la vista fija en el balón saltó y alcanzó a desviarlo al tiro de esquina. Sin embargo, terminó estrellando su cabeza contra el poste izquierdo.

El impacto sacudió el arco y causó la preocupación de todo el Hindmarsh Stadium. Ese mismo malestar se trasladó al banco y el personal médico no dudó en ingresar rápidamente.
Afortunadamente, el portero no tuvo pérdida de conciencia y, tras unos estudios de rigor, se le concedió la decisión de continuar o no al futbolista. “Estaré bien para la segunda mitad, creo”, bromeó con la prensa al terminar el primer tiempo.

Deja Tu Comentario