En Asunción, le ganó 2-1 a Cerro Porteño con goles de Tevez y Lodeiro (descontó Domínguez, de penal). La revancha en la Bombonera será el próximo jueves.

Boca Juniors venció este jueves por la noche como visitante a Cerro Porteño de Paraguay por 2 a 1, con una gran producción general, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

Los goles del equipo boquense fueron convertidos por Carlos Tevez, a los 28 minutos del primer tiempo, y Nicolás Lodeiro, a los 14 del segundo período, mientras que el anfitrión descontó con un penal marcado por Cecilio Domínguez, a los 38 del complemento.

El arquero de Boca, Agustín Orion le atajó un penal al delantero Luis Leal, a los 10 minutos de la etapa final. La revancha se disputará el próximo jueves en la Bombonera, y aún perdiendo 1-0 el equipo boquense estará en los cuartos de final.

Boca comenzó mucho mejor que el conjunto azulgrana, porque tomó la decisión de adueñarse del trámite y de la pelota, pero sobre todo porque tuvo a Pavón muy afilado por todo el frente de ataque. La velocidad del joven delantero fue un problema sin solución para el fondo de Cerro Porteño, y también el “xeneize” tuvo a Lodeiro con buena distribución del balón, más el aporte de Pablo Pérez.

El regreso de Cristian Erbes en la mitad de cancha fue vital para tener a un hombre con la experiencia del puesto, y desde esa posición fue que Boca se solidificó en ataque. Cerro Porteño estuvo más preocupado por defender que por atacar, y de hecho cada avance que tuvo surgió por algún contragolpe, que nunca tuvieron buena resolución.

Ni Rodrigo Rojas, ni Jorge Rojas fueron la alternativa que el conjunto paraguayo necesitó para elaborar juego, y por eso Beltrán y Domínguez estuvieron muy aislados en la ofensiva. Sobre los 23 Boca casi convierte con un cabezazo de Insaurralde tras un centro de Pérez, y dos minutos más tarde casi lo hace el propio Pérez, pero su mediavuelta fue contenido por el arquero Silva.

La velocidad, pero sobre todo la habilidad, de Pavón fue la gran ventaja con la que contó Boca en la primera mitad, y de un desborde suyo llegó el gol de Tevez. Es que Pavón se asoció con Lodeiro, y mandó un centro al corazón del área que Tevez conectó de cabeza, anticipándose a la marca, y descolocó a Silva.

Si bien Boca fue el equipo que dominó el trámite del partido, Cerro Porteño se adelantó algunos metros y fue con más empeño que juego hacia el arco de Orion. Casi por casualidad y un poco por ese empeño de los delanteros paraguayos es que Cerro Porteño tuvo su ocasión, a los 38, cuando Beltrán recibió de espaldas al arco, aguantó la carga del “Cata” Díaz y sacó una media chilena que se fue cerca del travesaño.

Cerro Porteño inclinó su ataque por la izquierda y de un desborde de Riveros casi llega el empate, pero Díaz sacó el balón al córner. . Boca fue eficaz y tuvo a Orion. . En el complemento Boca lo tuvo para liquidarlo a poco de comenzar, pero Lodeiro se equivocó en la definición al quedar mano a mano con Silva, pero el pase final no fue acertado.

A los 7 Domínguez recibió un excelente pase de Rojas, pero el remate cruzado se fue cerca del poste derecho de Orion. Un desborde de Domínguez por la izquierda, luego de dejar en el camino a Peruzzi, terminó en un insólito penal que marcó el árbitro mexicano Chacón por una supuesta falta de Díaz.

Sin embargo, el remate de Luis Leal -de corta carrera- fue desviado por Orion arrojándose a su poste derecho. Boca no desaprovechó su momento en el partido y de una genialidad de Tevez, colocándole un pase quirúrgico a Lodeiro, dejó al uruguayo solo ante Silva y en una baldosa dejó desairado al arquero y definió para el segundo gol.

Por momentos Boca se metió peligrosamente en su área, en especial cuando Cerro Porteño apostó a los centros para llevar peligro, pero la fortuna en algún caso y las imprecisiones en otras, hicieron que el equipo paraguayo no pudiera marcar. Sin embargo, un mal control de Pérez le dejó el balón a Domínguez y cuando el delantero paraguayo encaró el área, el propio Pérez lo derribó en el área.

El penal lo ejecutó Domínguez y la picó de una manera tan sutil como efectiva, para dejar desairado a Orion, que esta vez no tuvo nada que hacer. Los minutos finales lo tuvo a Boca pasando algunas zozobras, aunque sin opciones muy claras para el equipo uruguayo, y terminó justificando el triunfo.

Fuente: diariouno

Deja Tu Comentario