Es un sistema similar al que se utiliza en otros países como Chile. Te contamos las ventajas y contras de los mismos.

Desde hoy rige la línea de créditos hipotecarios lanzados por el Banco Central. Será a través de una modalidad de ahorro y préstamo denominada Unidades de Vivienda. Según informó el organismo la semana pasada, la iniciativa busca “cambiar radicalmente el acceso a la vivienda para las familias argentinas”.

En esta primera etapa, los bancos que se sumaron a esta nueva línea de créditos son: Ciudad, Macro, Provincia, Hipotecario, Galicia y Santander Río.

“La habilitación del ahorro en UVIs pondrá al alcance de las familias argentinas un instrumento de ahorro protegido de la inflación, similar al ahorro ‘en ladrillos’, pero que será accesible a todas las familias independientemente de su poder adquisitivo”, señaló el Banco Central en un comunicado.

Marcelo Bonelli (TN) explicó que entre los pro de la nueva línea se encuentra que la cuota inicial es mucho menor que los créditos tradicionales. En los contra, que la tasa de interés está sujeta a la inflación que aún es alta en la Argentina.

La cuota y el ingreso requerido es la principal diferencia entre el crédito tradicional y las Unidades de Vivienda (UVIs), lanzado por el Banco Central.

Para 1 millón de pesos, a 15 años de plazo, en el crédito estándar se necesita un ingreso mensual de 68.609 pesos y en el préstamo con UVIs, 26.855 pesos. Así, la cuota para el primero es de 20.583 pesos contra 8.056 pesos del segundo.

Según el BCRA, la tasa de interés de los créditos en UVIs pasa a ser una tasa real, en torno al 5 por ciento.

Deja Tu Comentario