Macri junto a gobernadores del Litoral. La creación del fondo fue anunciada por el presidente a los mandatarios de Santa Fe, Chaco, Entre Ríos y Corrientes.

El presidente Mauricio Macri recibió hoy a los gobernadores Miguel Lifschitz (Santa Fe), Domingo Peppo (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Ricardo Colombi (Corrientes) y les anunció la creación de un fondo de emergencia para financiar obras de infraestructuras contra las inundaciones y la construcción de viviendas en las zonas afectadas.

Según nos informa Casa Rosada, los productores de las provincias en emergencia podrán postergar el pago de sus obligaciones impositivas y de aquellas crediticias que hayan sido tomadas en el Banco Nación que, a su vez, brindará nuevos financiamientos.

El Jefe de Estado analizó la situación de los afectados por la crecida de los ríos, en la residencia presidencial de Olivos, acompañado por los ministros de Interior, Rogelio Frigerio, y de Agroindustria, Ricardo Buryaile.

“Vamos a conformar un fondo de emergencia para atender las obras estructurales que tenemos que empezar a hacer en cuando deje de llover y desciendan las aguas”, anunció Frigerio en una conferencia de prensa que brindó junto a los gobernadores y al ministro Buryaile al concluir la reunión. Allí explicó que se financiarán obras para levantar las defensas de las ciudades afectadas por las inundaciones y aquellas que están en riesgo de sufrir el embate de las aguas.

Nota Relacionada:  Luego del incidente con el auto, se reforzará la seguridad de la Casa Rosada

Aademás, señaló que el Gobierno impulsará “un programa de viviendas para las ciudades con mayor cantidad de evacuados, quienes han sufrido la destrucción de hogares”.

“Estamos en equipo. A partir del 10 de diciembre el Presidente viene trabajando con los gobernadores e intendentes, dejando de lado las diferencias partidarias y uniéndonos para dar soluciones a la gente”, remarcó Frigerio.

El ministro detalló que las inundaciones afectaron a 40.000 habitantes, de los cuales 11.000 tuvieron que ser evacuados de sus hogares y consideró que la problemática es “producto del cambio climático, pero también de la desidia y falta de inversiones o de inversiones mal hechas” en el pasado.

“Las provincias han declarado la emergencia agropecuaria y la Nación va a acompañarlas. Los productores no pagarán impuestos y el Banco Nación también va a asistir postergando los vencimientos y ampliando la posibilidad de crédito”, informó Frigerio.

En cuanto a la pérdida de cultivos, el funcionario dijo que estimativamente hay alrededor de 3,5 millones de toneladas de soja afectadas, lo que representa unos 1000 millones de dólares de pérdida, a lo que se les suma las caídas productivas en los sectores lácteos.

Deja Tu Comentario