Como objetivo de dar una imagen de mayor cercanía a la gente y eliminar un símbolo que quedó desde diciembre de 2001.

Fernando de Andreis y la ministra de Seguridad Patricia Bullrich analizan varias alternativas para quitar de la Plaza de Mayo el gran vallado que protege a la Casa de Giberno. Desean eliminar el vallado inmediato para dejar para más adelante las rejas que dividen en dos a la plaza misma.

Nota Relacionada:  Mauricio Macri en Alemania por la cumbre del G-20

“La decisión es abrir el espacio público, aunque las fechas todavía no están confirmadas”, afirmó Bullrich al diario La Nación.

Una opción más moderna:

Ubicar un vallado “móvil” que se activaría electrónicamente en caso de ser necesario, un sistema utilizado en distintas capitales europeas para prevenir incidentes.

Deja Tu Comentario