Los jóvenes estudiantes de escuelas técnicas arreglarán las sillas de ruedas que se encontraron abandonadas “cruelmente” en un depósito, para que puedan ser utilizadas por jubilados.

Estudiantes de todo el país se encargarán de reparar las miles de sillas de ruedas que encontraron abandonadas para que lleguen finalmente a los jubilados que esperan por ellas, dijo el titular del Pami, Carlos Regazzoni, quien reiteró duras críticas por la corrupción y la “desidia general” de la gestión anterior.

En una entrevista con el canal TN, Regazzoni explicó que el Pami tiene una demanda de “30.000 a 40.000 sillas de ruedas por año” y que en los primeros relevamientos en las agencias del Pami -hay 700 en el país- hallaron muchas “flamantes sin entregar” y “cientos de otras arruinándose en galpones”, junto con camillas y otros elementos.

El funcionario apuntó a la “desidia, corrupción y falta de criterio” en las políticas que aplicó la obra social de los jubilados, que tiene “prestadores de salud muy mal pagos”, y defendió la decisión de dar de baja a “medicamentos obsoletos que están superados”, pues “todos tienen reemplazo” y “por primera vez se hizo con criterio médico” esa selección.

Este viernes el PAMI cumplirá 45 años, “que (los jubilados) se queden tranquilos, lo que estamos haciendo es para cuidarlos”, aseveró Regazzoni y comentó que este viernes el PAMI cumplirá 45 años. Los principales organismos internacionales de la salud “coinciden en que es un gran invento”, dijo. Y apuntó que recuperar este organismo “será importante para los jubilados y también para el sector médico”.

En el Conurbano hay clínicas y hospitales en los que han pasado “10 a 15 años sin invertir nada”, cuestionó, porque la salud “es una de las herramientas del desarrollo”.

Deja Tu Comentario