Un funcionario de la AFIP declaró frente a la Justicia que ese organismo tributario y la Casa Rosada tomaron durante los últimos años varias medidas para proteger a Lázaro Báez: para evitar problemas penales y ahorrarle millones de pesos.

El testimonio de Jaime Mecikovsky, uno de los puestos más altos dentro de la AFIP hasta que lo desplazaron por investigar al poder, fue acompañado por copias de resoluciones internas de la AFIP, memorandos e incluso correos electrónicos impresos que confirmaban sus dichos.

En los memorandos quedan mencionados como supuestos partícipes de las maniobras la ex presidente Cristina Kirchner (nombrada como “la Señora”) y el ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray, el ex jefe de Gabinete Jorge Capitanich y el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, entre otros.

En 95 carillas escribió que la protección oficial que recibió Báez no sólo provocó su desplazamiento y el de otros sabuesos de la AFIP que lo investigaban, sino que también implicó reformas de la normativa del organismo para beneficiar al presunto testaferro de los Kirchner, o incluso, la sanción de la ley 26.476 de moratoria y blanqueo del Congreso, mientras Claudio Moroni se encontraba al frente de la AFIP.

“Moroni fue un entusiasta impulsor del blanqueo de 2009 que se dictó para limpiar los casos vinculados a Lázaro Báez”, afirmó Mecikovsky en su declaración testimonial, copia obtenida por La Nación.

Mecikovsky confirmó incluso que tanto él como otros funcionarios fueron desplazados de sus cargos por investigar a Báez. Entre otros, el entonces titular de la DGI, Horacio Castagnola, y el jefe de la Regional Comodoro Rivadavia -con jurisdicción sobre Río Gallegos-, Norman Williams, así como también Juan Carlos Santos y Carlos Bo, entre otros. Sólo tras el regreso de Abad, volvieron a funciones ejecutivas. En su caso, otra vez como subdirector general de Operaciones Impositivas de Interior.

Deja Tu Comentario