Recién cerca de la medianoche y tras 7 horas de espera, los efectivos pudieron ingresar al edificio. Casanello tomó la decisión tras la declaración de Fariña.

Gendarmería Nacional debió esperar casi siete horas frente de una escribanía de Río Gallegos, que es allanada por la Justicia en el marco de la investigación por La Ruta del Dinero K. La investigación es por lavado de dinero e involucra al empresario santacruceño Lázaro Báez. Además fueron imputados en las últimas horas al exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y a la expresidenta Cristina Kirchner.

Los efectivos de la fuerza de seguridad llegaron ayer cerca de las 17 a la Escribanía Albornoz, en la calle Zapiola 184, en el centro de la capital de Santa Cruz, y cuyo titular, Ricardo Albornoz, tiene vinculaciones tanto con empresas de Báez como de la familia Kirchner.

Los gendarmes se apostaron frente al edificio de tres plantas con un móvil y al cabo de varias horas llegaron otras camionetas con uniformados que descendieron para dar inicio a la medida judicial. Recién cuando faltaban 20 minutos para la medianoche, pudieron ingresar al primer piso del edificio.

Las sedes de la empresa Austral Construcciones, propiedad de Báez, así como los domicilios particulares del empresario detenido en Buenos Aires, fueron los sitios que despertaron mayor atención ante la inminencia de las medidas judiciales que sin embargo todavía no se llevaron a cabo.

Deja Tu Comentario