Las regiones sanitarias y las secretarías de Salud de los municipios bonaerenses fueron notificados para aplicar dosis, especialmente a mujeres embarazadas, “puerta a puerta”.

El Ministerio de Salud de Buenos Aires instruyó ayer a los municipios a que inicien a la brevedad operativos de vacunación casa por casa, especialmente dirigidos a las mujeres embarazadas que deben recibir la vacuna antigripal.

Una medida que se tomaría porque entre los grupos de riesgo el de las embarazadas es el que menor porcentaje de cobertura registra hasta el momento. Por eso, a través de una circular remitida a todas las regiones sanitarias y a las secretarias de Salud de los 135 municipios, la ministra de Salud bonaerense, Zulma Ortiz, pidió iniciar operativos de vacunación “puerta a puerta”.

“Las embarazadas están comprendidas dentro de los grupos objetivo de la vacunación antigripal y deben recibir prontamente la vacuna para reducir complicaciones, hospitalizaciones y secuelas graves producidos por el virus de la influenza”, explicó.

Ortiz negó que si las embarazadas se vacunan contra la gripe van a contraer la enfermedad o padecer algún otro tipo de síndrome respiratorio y sostuvo que “es una creencia totalmente infundada”.

“El objetivo de la vacunación en los grupos de riesgo no es evitar que contraigan gripe, sino prevenirlos de complicaciones mucho más severas”, afirmó.

Deja Tu Comentario