Por primera vez encuentran una estrella con planetas similares al nuestro; está a 40 años luz de distancia y se abre el debate sobre la posible existencia de vida extraterrestre.

Trappist-1 es el nombre de una estrella que se convirtió ayer en la noticia más importante de la astronomía. Un equipo internacional de la Nasa descubrió que, alrededor de ella, orbitan siete planetas de tamaños similares o más pequeños que el de la Tierra, podrían ser rocosos (como el nuestro) y con temperaturas adecuadas como para tener agua superficial. Es decir, Trappist-1 y las “mini- Tierras” serían un análogo compacto de nuestro sistema solar interior a 39 años luz de distancia. Ignas Snellen, astrónomo del Observatorio de Ley afirmó en la revista Nature sobre el descubrimiento, llama a estos exoplanetas “las siete hermanas de la Tierra”.

“Este sistema es nuestra mejor apuesta para buscar vida extraterrestre”, afirma al medio la nacion Brice-Olivier Demory, profesor del Centro para el Espacio y la Habitabilidad de la Universidad de Berna, coautor del trabajo y encargado de analizar los datos registrados por el Telescopio Spitzer.

Durante una conferencia de prensa para dar a conocer el hallazgo, Michael Gillon, astrónomo de la Universidad de Lieja, en Bélgica, y primer autor del trabajo, destacó que es la primera vez que tantos planetas de este tipo se encuentran orbitando la misma estrella. También es un récord de cuerpos en la llamada “zona habitable”. De hecho, en el Sistema Solar hay sólo dos .

Y agregó Amaury Triaud, de la Universidad de Cambridge, también integrante del equipo internacional: “Creo que dimos un paso crucial hacia la posibilidad de averiguar si hay vida allí afuera. Si ésta se las arregló para prosperar [en los exoplanetas] y libera gases similares a los que tenemos en la Tierra, lo sabremos”. Incluso si la búsqueda fuera infructuosa, los astrónomos avanzarían en su comprensión de cuáles son las condiciones que la hacen posible.

Deja Tu Comentario