Este martes se desactivaron 182 máquinas tragamonedas del hipódromo de Palermo y hoy se procedería a cerrar el resto de las salas por una millonaria deuda que se mantiene con Lotería Nacional. 500 familias se quedarían sin trabajo.

Trabajadores de los 5 bingos de la ciudad de Buenos Aires cortaron ayer a la tarde varias de las principales avenidas frente a las salas de juego, cuyo cierre fue dispuesto para hoy a las 16 HS. por Lotería Nacional.

Según indicaron los delegados, el veredicto de Lotería Nacional que hace algunas semanas marcó la sentencia de los bingos porteños va en línea con la intención del Gobierno porteño de ‘barrer el juego de la ciudad’.

En ese contexto el martes fueron desactivadas unas 182 máquinas tragamonedas que funcionaban en el hipódromo de Palermo y en el Casino Flotante de Puerto Madero, propiedad del empresario Cristóbal López, que funcionaron durante diez años sin control oficial.

El Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar (Aleara) hizo pública una problemática que amenaza con interrumpir la fuente de ingreso de unas 500 familias.

Lotería Nacional les reclama a los dueños de los bingos una deuda de 260 millones de pesos, por retención de recursos que se deben destinar al área de Desarrollo Social. Y también inició una querella contra los operadores por defraudación al fisco.

Deja Tu Comentario