El fiscal Rívolo avanza en la causa en que Bonadio investiga el alquiler de inmuebles de la firma Los Sauces a los empresarios Báez y López. La denuncia la presentó Stolbizer.

La Justicia está tras otra causa donde se investiga un tramado de lavado de dinero de Cristina Kirchner y su hijo Máximo mediante el cobro de alquileres, aparentemente simulados, a empresas de Lázaro Báez y también de Cristóbal López. En este expediente, en manos del juez Claudio Bonadio, la ex presidenta ya fue imputada por el fiscal Carlos Rívolo, al igual que su hijo Máximo.

Se podría complicar judicialmente a la ex presidenta, pues Bonadio ya tiene asegurada la mayor parte de la prueba de este caso desde que allanó propiedades de los Kirchner por Hotesur. Sólo le falta completar alguna prueba con documentación de la IGJ y de catastros para avanzar sobre los imputados.

En Hotesur se investiga el mismo modus operandis: la simulación de alquileres, esta vez de habitaciones de hotel, de empresas de Cristina Kirchner a Lázaro Báez. LA NACION reveló esta operación en 2013 y comprobó que en dos años Báez pagó 14,5 millones de pesos a los Kirchner por esas operaciones hoteleras.

Deja Tu Comentario