Ocurrió en Salta y el video se viralizó. Los agentes de tránsito se llevaron el vehículo y comprobaron que el infractor estaba ebrio.

Una grúa de los agentes de tránsito de la ciudad de Salta se estacionó frente al auto. El secuestro del vehículo se iba a realizar con un procedimiento de rutina. El propietario se desesperó y realizó ¡la mejor obra de teatro de su vida!

El insólito reclamo del infractor fue grabado por un transeúnte y de inmediato se expandió por todas las redes sociales. El hombre se subió al capó y, con los brazos abiertos, comenzó a gritar pidiendo ayuda desaforadamente.

El extraño reclamo no evitó que el rodado sea remolcado. Además, los inspectores pudieron comprobar que el hombre estaba ebrio.

Deja Tu Comentario