La hija menor de Juliana Awada y Mauricio Macri no había participado de las galas y los actos oficiales. Hasta anoche, cuando se la pudo ver en la cena que se llevó a cabo en el Palacio del Pardo.

El presidente Mauricio Macri dejó deslizar durante la cena de gala que su hija Antonia estaba feliz en España y que había dicho que le gustaría quedarse a vivir en el imponente Palacio del Pardo que la corona española cede a los mandatarios extranjeros en visita oficial y donde se alojó el presidente argentino y su comitiva.

Pero recién ayer se la pudo ver, cuando participó de la cena que Macri y Awada dieron en ese palacio en honor a los reyes. Antonia, de cinco años, apareció tímida de la mano de sus padres, saludó a la reina consorte Letizia Ortiz y a Felipe de España y participó de la foto oficial. Luego se quedó junto a su niñera.

Deja Tu Comentario