El actor tiene una rara lesión en el cerebro, se llama prosopagnosia. En esta nota te contamos todo lo que se sabe hasta el momento.

El actor tiene una lesión en el cerebro que limita su memoria visual, denominada “prosopagnosia”. El origen de su mal y cómo se manifiesta en su vida diaria.

La estrella de Hollywood padece desde hace algunos años prosopagnosia, una enfermedad rara que le impide reconocer los rostros. Esta incapacidad visual es la consecuencia directa de una lesión en el cerebro. Según manifestó el propio actor en una entrevista para la revista Esquire en 2013, en su caso podría deberse a la gran cantidad de drogas que consumió durante una dura etapa de su vida.

Lo que dijo Brad Pitt:

“Hubo un año en el que simplemente dije: ‘Este año voy a decirle a la gente, está bien, ¿dónde nos conocimos?’. Pero todo empeoró. Las personas se ofendían aún más… Entienden que eres un ególatra. Pero es un misterio para mí, simplemente no puedo recordar un rostro”.

La persona que, como Brad Pitt, padece prosopagnosia puede reconocer las diferentes partes de la cara, pero no puede identificar de quién se trata. En los casos más graves, el afectado puede no reconocerse a sí mismo en un espejo o en una fotografía.

El cuadro clínico de la enfermedad:

Aunque la incapacidad de reconocer rostros es la característica de este trastorno, en algunos casos se pueden percibir los rostros de familiares o amigos cercanos, siempre y cuando tengan algo que les caracterice extremadamente. Ciertos pacientes pueden percibir con mayor claridad, aun cuando sea en forma borrosa, los rostros de las mujeres y no los de los hombres, y viceversa. A pesar de que las personas que padecen este trastorno pueden identificar los órganos que se encuentran en el rostro, son incapaces de recordar su ubicación exacta dentro de éste.

Quien padece de prosopagnosia puede recordar, de la misma manera que cualquier otra persona, quiénes son sus amigos, familiares y personas con las que se relaciona, incluso recuerdan el cabello y los tonos de la piel, los aromas, la voz y todo lo que en general se denomina “contexto” de la persona; sin embargo, no pueden ver o comprender el rostro de las personas, aunque sí pueden reconocer gestos y emociones.

Deja Tu Comentario