Lázaro Báez entró esposado a los tribunales de Comodoro Py, donde podrá ejercer su derecho de defensa en declaración indagatoria ante el juez federal Sebastián Casanello, quien ordenó su detención.

El empresario tenía otra cita con la Justicia pautada para mañana. No sólo debía declarar en la causa que lo investiga por lavado de dinero como parte de la llamada “Ruta del dinero K”, sino que también había sido convocado por el magistrado Sergio Torres para dar su testimonio en un expediente que investiga al ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, por enriquecimiento ilícito.

Tras haber sido detenido en el aeropuerto de San Fernando, Báez fue trasladado a la comisaría Nº23 de la Policía Federal, en el cruce de la avenida Santa Fe y Gurruchaga. Allí permaneció cuatro horas para cumplir con una serie de procedimientos judiciales. Más tarde fue trasladado a la Superintendencia de Investigaciones de la Federal, en Madariaga y General Paz, donde pasó la noche.

Deja Tu Comentario