La declaración de Lula en febrero de 1988. “Cuando un pobre roba va a la cárcel. Cuando un rico roba llega a Ministro”.

Lo dijo en una nota para un diario Brasileño el 15 de febrero de 1988. Ahora, 28 años después, sus declaraciones parecen más una premonición que un discurso de clase.