Autorizado y acompañado por su médico por la lesión en la costilla, el Presidente viaja a Davos para mostrar una Argentina distinta ante el mundo.

El presidente viajará junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña, con su vocero Iván Pavlovsky y el ex candidato Sergio Massa. En Suiza los esperan la canciller Susana Malcorra y el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay.

Macri tiene pautadas reuniones bilaterales de media hora con David Cameron, primer ministro del Reino Unido; con Joseph Biden, vicepresidente de los Estados Unidos; Manuel Valls, primer ministro francés; Mark Rutte, primer ministro de Holanda y la Reina Máxima, y Benjamin Netanyahu, primer ministro israelí.

Un cronograma de reuniones que incluye a los Estados Unidos, Reino Unido e Israel –tres países enemistados con el kirchnerismo- imposible de analizar sin dos pasos previos del Gobierno durante las primeras semanas de gestión que desnudan la estrategia macrista de darle un giro de 180 grados a la política exterior de Cristina Kirchner y Héctor Timerman. Macri le puso un freno a las relaciones carnales con Irán y Venezuela, dos de los principales aliados de la Argentina durante los últimos años. Con la decisión de no apelar el fallo judicial que rechazó la constitucionalidad del memorándum con el régimen de Teherán y con el enfrentamiento a Nicolás Maduro por las violaciones a los derechos humanos con las que machaca la actual administración.

Deja Tu Comentario