Luego de un amparo presentado por los taxistas, se suspende toda actividad y exige a la Ciudad detectar a los conductores. Uber dice que sigue operando.

A menos de 24 horas de habilitarse la aplicación que permite realizar viajes en la Ciudad con conductores no profesionales, la empresa Uber recibió un revés en la Justicia. El Juzgado Contencioso Administrativo y Tributario Nº 15 ordenó al Gobierno porteño arbitrar “las medidas necesarias para suspender cualquier actividad que desarrolle la empresa Uber”. Se trata de una medida cautelar, en tanto haya una sentencia definitiva al pedido de amparo propulsado por los gremios de taxistas.

La Ciudad en tanto, lanzó un operativo para detectar a los conductores de Uber, multarlos y acarrear sus vehículos. La primera sanción se aplicó el martes, por un valor de $ 77.000. Además la Agencia Gubernamental de Control dispuso la clausura del servicio y envió notificaciones a todos los domicilios vinculados a esta empresa. “Si violan la clausura, se impone que intervengan las fiscalías en lo penal y contravencional. Por otro parte, la AGIP inició también controles porque se trata de una empresa que no emite factura, que no posee CUIT ni paga Ingresos Brutos”, explicó a Clarín Juan José Méndez, Secretario de Transporte porteño.

Sin embargo Uber apeló a la indiferencia. En un comunicado, la empresa aseguró “no contar con información acerca de lo que está sucediendo en los juzgados”. Agregó que está “operando que normalidad. Vamos a seguir en Buenos Aires para que la gente pueda ejercer su derecho a elegir cómo moverse por la Ciudad y con el compromiso de generar oportunidades económicas para más de 35 mil argentinos de aquí a fin de año”, expresaron.

Lo cierto es que por lo general Uber termina “ganando la batalla”, ya se ha visto en otros países. Lo más probable es que se llegue a acordar una convivencia con ciertas reglas.

Deja Tu Comentario