Esos dolores... Foto: Vanguardia MX

En esta nota vamos a nombras algunas cosas que debes tener en cuenta para prevenir y curar el dolor de estómago.

Algo muy habitual, y más en los tiempos que estamos viviendo, es tener dolor estomacal repentino y que nos pone de muy mal humor. Estos son algunos tips que puedes seguir para evitar estas molestias y tener una vida más saludable.

Un estudio de ‘The Journal of the American Medical Association’, comenta que solo una minoría de las personas con dolor de estómago buscan ayuda médica, lo que conlleva a que se tenga poco conocimiento sobre el tema. Estas son las cosas que tal vez estés haciendo mal sin que lo sepas:

Tomar alcohol o mucha cafeína

Tomar café por la mañana o algún que otro vaso de vino es un hábito muy común pero que estés impidiendo a tu cuerpo de la hidratación que necesita para hacer trabajar al intestino. Beber alcohol inhibe la hormona antidiurética, lo que puede llevar a la deshidratación, que empeora más si cabe los síntomas de estreñimiento. Con respecto a la cafeína, hay personas a las que le provoca diarrea y a otras todo lo contrario, por lo que si eres del segundo caso, es mejor que dejes de consumirla. Los expertos recomiendan consumir bastante agua y además zumo de ciruela.

Los lácteos

Los productos a base de lecha hacen que te sientas hinchado al consumirlos. Si los puedes evitar, mucho mejor. Esta hinchazón se debe a la deficiencia de la enzima de la lactasa en el intestino. Lo ideal es que te mantengas lejos de productos derivados de leche de vaca, helados, cremas y quesos procesados. Nuestro cuerpo ya absorve calcio por otros lados.

La sal

Basta de crucificar a la sal. Esta no hace mal en su justa medida, pero los alimentos con un alto contenido de sal son responsables de la sensación de hinchazón. Provocan que retengamos líquidos por lo que nuestro estómago se llena de gases. Los nutricionistas recomiendan revisar siempre la información nutricional de cada producto y asegurarte de comer una cantidad de sodio inferior a los 500 miligramos por porción.

Nota Relacionada:  Análisis cafetera automática DeLonghi ECAM 23.420

El sedentarismo

Al finalizar una comida solemos permanecer sentados, lo que hace esto es que la digestión se realice de una forma mucho más lenta que se estuviéramos activos. Hay que mover el cuerpo para que el sistema digestivo trabaje de forma correcta. El ejercicio aumenta el flujo de sangre a los órganos vitales del cuerpo, incluyendo el tracto digestivo, e incrementa el metabolismo. Cualquier tipo de actividad es útil para combatir el estreñimiento, como caminar, correr, andar en bicicleta, nadar, practicar yoga y mucho más.

Masticar chicles y tomar gaseosas

Los chicles y las bebidas carbonatadas pueden causar un caos en tu estómago. La efervescencia de las gaseosas puede derivar en que el gas quede atrapado en el cuerpo, lo que se traducen en hinchazón, malestar y dolores de estómago. En cambio el chicle, aunque en su justa medida hace que se ayude a reducir los niveles de acidez, hacerlo en exceso puede hacer que traguemos más aire de lo normal y sin darnos cuenta rellenemos tu panza de gas.

Cuidado con los laxantes

Vamos a ser breves, en las farmacias hay de todo tipo de laxantes, pero consumirlos de forma crónica puede hacer que tu cuerpo se acostumbre a depender de ellos. Además, utilizados a largo plazo, pueden hacer que el colon pierda la capacidad de funcionar por su cuenta, provocar desequilibrios en los electrolíticos del cuerpo, convulsiones, arritmias cardíacas y dolores musculares.

Deja Tu Comentario