En la cámara de diputados fracasó la sesión especial que pidió el Frente para la Victoria. Se tratará nuevamente, podrían incluir cambios y volvería al Senado.

Por falta de quórum, fracasó la sesión especial pedida especialmente por el kirchnerismo -junto a otro sector de la oposición- para tratar la ley que prohíbe los despidos por 180 días y establece la doble indemnización.

Fue un triunfo provisorio para el Gobierno que consiguió demorar la ley, y que dejó en evidencia las limitaciones que actualmente tiene el kirchnerissmo en una Cámara por años manejó a su manera. Pero el proyecto, será tratado el miércoles que viene en sesión ordinaria, que incluirá también en su temario iniciativas oficialistas, el reintegro de IVA a la canasta básica y la ley de Acceso a la Información.

Los resultados:

La pizarra marcó 102 diputados sentados en sus bancas (varios estaban dando vueltas por el lugar y no sumaron), lejos de los 129 requeridos para el quórum y de los conteos previos de unos 115 “seguros”.

Pasados los 15 minutos, Monzó subió al estrado:

-Declaro fracasada la sesión especial, sentenció.

Recalde le reprochó estar violando el reglamento y no conceder suficiente tiempo extra.

-Lo hice por una cuestión práctica, estamos muy lejos del quórum, le replicó Monzó. Recalde se quejó hasta por la falta de atención en el recinto: “Sabemos que es una sesión particular pero merecemos agua los que estamos aquí sentados. Una botella de agua no se le niega a nadie”.

Deja Tu Comentario