Una universidad de Estados Unidos ha descubierto que sus niveles de felicidad, satisfacción y emociones positivas son más altos.

Perros VS gatos: Un estudio realizado por el Manhattanville College de Nueva York, ha demostrado que los dueños de los canes son más felices que los de los felinos, además de ser menos propensos a la neurosis y capaces de concentrarse mejor.

La investigación se realizó con 263 personas en las que se evaluaron cuatro parámetros: felicidad, satisfacción en la vida, emociones positivas y emociones negativas para ahondar en la relación con sus mascotas.

Los resultados revelaron que aquellos que tenían un animal en casa no presentaban diferencias significativas en cuanto a los niveles de felicidad, emociones positivas y negativas, frente a aquellas personas que no los tienen. Sin embargo, sí se sentían mucho más satisfechos con sus vidas. Según los investigadores, la explicación se podría encontrar en la regulación emocional que las mascotas provocan y la necesidad que se tiene de complacerlas.

Deja Tu Comentario