El titular del organismo encargado de aplicar la Ley de Medios se mostró indignado con la orden del juez federal Julián Ercolini: “Están totalmente locos, no tienen límites”, dijo.

“La verdad es que ayer vivimos una cosa tremenda”, dijo esta mañana Martín Sabbatella, el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), que hasta anoche a las 22.50 permaneció en el edificio donde funciona el organismo encargado de aplicar la Ley de Medios. El inmueble fue desalojado por orden del juez federal Julián Ercolini.

El funcionario kirchnerista encabeza la resistencia de distintos sectores contra el pedido del gobierno de Mauricio Macri para que Sabbatella renuncie y puedan asumir los designados por el oficialismo. La Afsca fue intervenida esta semana y Sabbatella presentó un amparo para frenar la intervención y un hábeas corpus para garantizar la libertad de los trabajadores. Desde el Gobierno consideraron que está incumpliendo la ley al mantenerse en el cargo pese a ser removido.

“Todos sospechábamos de su voracidad y de que no tenían límites y sospechábamos de su poco apego a los valores republicanos”,dijo esta mañana el funcionario en diálogo con el periodista, Víctor Hugo Morales.

Y reveló detalles sobre lo ocurrido ayer: “A 11 menos diez de la noche me fui. Vamos a ir mostrando lo que pasó […] Están totalmente locos, no tienen límites, la voracidad de los tipos no tiene límite, no les importan las reglas. Terminamos ayer una fecha triste de la democracia”, sostuvo Sabbatella.

“Le pusieron una faja de clausura a un organismo público”, continuó. “Esa imagen es brutal. Lo que estaba en discusión era si la Afsca tenía que ser manejada por un interventor, o un directorio de siete miembros con representantes de todos los sectores elegidos por la ley. En ningún lado se había puesto en discusión la propia ley”, clamó.

También informó que se comunicó con el juzgado de Ercolini. “Están locos, ¿quién dio la orden? Le dije a la secretaria del juzgado, no quiero desobedecer una orden judicial, yo lo cumplo. Y me dijo que avancen igual. Sáquenme a mi si quieren, intervengan, si querés llevame preso, pero ¿cómo vas a clausurar un organismo público?”, relató.

“A las 11 de la noche le pusieron una faja de clausura, es un disparate. Paralelamente sigue en discusión si el decreto es legal o ilegal, sigue el habeas corupus y seguirá discusión quién conduce la Afsca”, agregó.

A su vez, dijo que “varios sectores” presentaron amparos. “Nos fuimos enterando, licenciatarios, representantes de otros organismos, medidas cautelares ante el decreto y también de libertad ambulatoria para poder trabajar. Esto sigue. Y la cuestión de fondo es que no quieren ley de medios, quieren trabajar para Clarín y [Héctor] Magnetto, para que les garanticen el blindaje mediático y judicial. Y lo que queda por fuera es reprimirlo. Pero si quieren derogarla tienen que debatir en el Congreso”, culminó.

Fuente: lanacion

Deja Tu Comentario