Esta madrugada Golden State despedazó a San Antonio 120 – 90, con la figura emblemática de Stephen Curry que marcó 37 pts. en sólo tres cuartos.

Parece no tener rival. Los californianos demostraron, en el partido más esperado de la temporada regular, que son imbatibles. Tan sólo el primer cuarto estuvo disputado y terminó 29-23, después fue todo dominio de los Golden State. La ausencia de Tim Duncan resultó determinante, ya que los de la Bahía centraron su juego en penetraciones a la zona interior y no encontraron mayor oposición. Además, San Antonio sufrió el flojo rendimiento de LaMarcus Aldridge, del cual se esperaba mucho más dada la ausencia de Timmy D.

La realidad es que no hay forma de parar a Curry, ni siquiera la mejor defensa de la NBA pudo con la magia del mejor jugador de la actualidad. Los números avalan un desempeño impresionante, con 12 de 20 en tiros de campo, 6 de 9 en triples, 7 de 7 en libres, 5 robos y 3 asistencias. A esto hay que sumarle acciones que quedan fuera de los números fríos, penetraciones con fajas, fantasías en varias asistencias, y los triples de más de 8 metros de distancia a los que ya nos tiene acostumbrado y bajan la moral de cualquier equipo que intente acercarse. Esos números los consiguió participando sólo en los primeros tres cuartos.

Pero Stephen Curry no estuvo solo. Un pilar defensivo fue Draymond Green que capturó 9 rebotes y se encargó de arruinarle la noche a LaMarcus Aldridge. Más el aporte de Shaun Livingstone con 6 de 6 en tiros de campo, más el aporte constante de Klay Thompson que convirtió 11 puntos.

En los Spurs tan sólo pudo destacarse Kawhi Leonard, con 16 puntos. Sin embargo el mejor defensor de la NBA, no pudo imponer su marca a Curry y sus muchachos. Por su parte Manu Ginobili no escapó a los bajos porcentajes del equipo, anotó 8 puntos con 1 de 6 en tiro de campo, 6 de 6 en tiros libres y 0 de 3 en tiros de tres puntos.

Golden State logró el record de 41-4 y van a la búsqueda del mejor record de todos los tiempos 72-10 conseguido por los Bulls de Jordan, equipo del cual participaba como jugador su actual entrenador Steve Kerr.

Deja Tu Comentario